top of page

La fiebre reumática: una enfermedad inflamatoria postinfecciosa

Introducción:

La fiebre reumática es una enfermedad inflamatoria que puede desarrollarse como una complicación después de una infección estreptocócica de la garganta no tratada o mal tratada. Afecta principalmente a niños y adolescentes y puede tener consecuencias graves si no se diagnostica y trata adecuadamente. En este artículo, exploraremos en detalle la fiebre reumática, incluyendo su etiología, manifestaciones clínicas, diagnóstico y tratamiento.


Etiología y factores de riesgo:

La fiebre reumática es causada por una respuesta autoinmune desencadenada por una infección estreptocócica del grupo A de la garganta. Aunque no se comprende completamente el mecanismo exacto, se cree que la infección desencadena una reacción inmunológica en individuos genéticamente susceptibles, lo que lleva a la inflamación generalizada en el cuerpo. Los factores de riesgo incluyen la exposición a la bacteria estreptocócica, especialmente en entornos donde el acceso a la atención médica es limitado y el tratamiento adecuado de la infección estreptocócica no está disponible.


Manifestaciones clínicas:

La fiebre reumática puede afectar diferentes sistemas del cuerpo, especialmente el corazón, las articulaciones, la piel y el sistema nervioso central. Las manifestaciones clínicas pueden variar, pero los síntomas más comunes incluyen fiebre persistente, dolor e inflamación en las articulaciones, movilidad limitada, eritema en la piel, especialmente en las regiones de las articulaciones, y síntomas neurológicos como movimientos involuntarios y cambios en el comportamiento. La inflamación prolongada en el corazón puede causar daño en las válvulas cardíacas y llevar al desarrollo de enfermedad cardíaca reumática crónica.


Diagnóstico:

El diagnóstico de la fiebre reumática se basa en una combinación de los síntomas clínicos, la historia de infección estreptocócica reciente y los hallazgos de laboratorio. Se pueden realizar pruebas de laboratorio para detectar la presencia de anticuerpos antiantígeno estreptocócico y otros marcadores inflamatorios. Además, se pueden realizar estudios de imagen cardíaca, como la ecocardiografía, para evaluar la función cardíaca y la presencia de daño valvular.


Tratamiento:

El tratamiento de la fiebre reumática tiene como objetivo controlar la inflamación, aliviar los síntomas y prevenir complicaciones a largo plazo. Se pueden utilizar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) para aliviar el dolor y la inflamación, y los corticosteroides pueden ser necesarios en casos más graves. Los pacientes con daño cardíaco pueden requerir tratamiento adicional, como el uso de medicamentos para regular el ritmo cardíaco y la prevención de endocarditis bacteriana.


Prevención:

La prevención de la fiebre reumática es fundamental y se logra tratando adecuadamente las infecciones estreptocócicas de la garganta con antibióticos, como la pen


icilina. Además, es importante educar a la comunidad sobre la importancia de la higiene personal y el acceso a una atención médica adecuada para una detección temprana y un tratamiento oportuno de las infecciones.


Conclusiones:

La fiebre reumática es una enfermedad inflamatoria postinfecciosa que puede tener consecuencias graves, especialmente en el corazón. Un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado son fundamentales para controlar la inflamación, aliviar los síntomas y prevenir complicaciones a largo plazo. La educación pública sobre la prevención de infecciones estreptocócicas y el acceso a la atención médica adecuada son aspectos clave para reducir la incidencia de la fiebre reumática y mejorar la calidad de vida de los afectados.



6 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page