top of page

Hidroxicloroquina: una revisión actualizada de su uso en enfermedades inflamatorias y autoinmunes

Resumen:

La hidroxicloroquina es un fármaco ampliamente utilizado en el tratamiento de enfermedades inflamatorias y autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide. Esta revisión actualizada tiene como objetivo proporcionar información sobre las indicaciones, mecanismos de acción, eficacia y seguridad de la hidroxicloroquina, así como su papel en el contexto de la pandemia de COVID-19.


Introducción:

La hidroxicloroquina pertenece al grupo de los antirreumáticos modificadores de la enfermedad y se ha utilizado durante décadas en el tratamiento de diversas enfermedades inflamatorias y autoinmunes. Además, ha ganado atención adicional debido a su potencial actividad antiviral en el contexto de la pandemia de COVID-19.


Mecanismos de acción:

La hidroxicloroquina ejerce múltiples efectos farmacológicos, incluyendo propiedades antimaláricas, inmunomoduladoras y antivirales. Se cree que su mecanismo de acción principal implica la alteración de las funciones del sistema inmunológico, la inhibición de la producción de citoquinas proinflamatorias y la modulación de las respuestas inmunitarias.


Indicaciones y eficacia:

La hidroxicloroquina se utiliza principalmente en el tratamiento del lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide. Ha demostrado ser eficaz en el control de los síntomas, la reducción de la inflamación y la prevención de las exacerbaciones en pacientes con estas enfermedades. También se ha utilizado en otras enfermedades autoinmunes, como la sarcoidosis y el síndrome de Sjögren, con resultados variables.


Hidroxicloroquina y COVID-19:

Durante la pandemia de COVID-19, la hidroxicloroquina generó un gran interés debido a su posible actividad antiviral contra el SARS-CoV-2. Sin embargo, los estudios clínicos han arrojado resultados mixtos y no han respaldado de manera concluyente su eficacia en el tratamiento o prevención de la infección por COVID-19. Además, su uso ha sido objeto de debate debido a preocupaciones sobre la seguridad y posibles efectos secundarios graves.


Seguridad y efectos adversos:

En general, la hidroxicloroquina se considera un fármaco seguro cuando se utiliza adecuadamente y se monitorizan los parámetros clínicos y de laboratorio relevantes. Sin embargo, puede causar efectos adversos, como trastornos gastrointestinales, alteraciones oculares, dermatológicas y cardíacas. La dosis y la duración del tratamiento deben ajustarse individualmente para minimizar el riesgo de efectos secundarios.


Conclusiones:

La hidroxicloroquina sigue siendo una opción de tratamiento valiosa en enfermedades inflamatorias y autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide. Sin embargo, su eficacia en el contexto de la COVID-19 no ha sido plenamente demostrada y su uso debe basarse


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page